Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento.

Sobre la Democracia.

lunes, 14 de abril de 2008

Inflación - Noticias preocupantes

Esta mañana recoriendo los titulares de los diarios me encontré con uno que me pone en atención, "Desespera a los argentinos el crecimiento de la inflación", de Bolsón Web:
"La política económica colapsa. No se trata del frente agropecuario ni alguna conspiración de los mercados internacionales. El escenario fue preocupante y ahora es terrorífico porque los Kirchner insisten en ignorar el problema mientras elaboran sus ofensivas contra críticos, opositores y agnósticos. La sociedad argentina comienza a recordar que durante varios años la inflación pareció quedar atrás, y ahora resulta incontenible. Aquí algunos fragmentos dominicales:..."(sigue)
Realmente preocupante, al decir verdad. El hecho real es que todos vemos con desesperanza el aumento del costo de vida, esto es insoslayable. No sólo aumentan los alimentos, también la vestimenta, los remedios y los servicios.

La gente responsabiliza al gobierno, tiene bien claro que es el gobierno el responsable de la política económica. Política que al parecer ha equivocado el rumbo "exitoso" que en algún momento lo tuvo.

La gente señala con enojo el extraordinario gasto "público" del gobierno. "Cuentas claras conservan la amistad" esa es una realidad, se tienen que rendir cuentas claramente. "Gran cosa será que el gobierno gaste menos y administre mejor", se ha dicho y se dice permanentemente.

Ahora este tema de la inflación y sus consecuencias, no es privativo de la Argentina, el diario La Nación del hermano y vecino País de Chile informa:
La otra crisis que amenaza al mundo

Por estos días, no sólo las turbulencias financieras internacionales preocupan a los expertos. La escalada de los precios de algunos productos básicos ha encendido las alarmas, tanto por las consecuencias sociales como por el impacto inflacionario.

¿Qué relación tiene el alza de los precios de los alimentos con las turbulencias financieras internacionales? En apariencia, ninguna. Sin embargo, la realidad de los mercados esconde sorpresas. Si desde unos meses el valor de los alimentos básicos ha sido empujado por la demanda de los países emergentes -especialmente China e India- y por el crecimiento de la producción de biodiésel, en estos momentos hay otro factor que presiona los precios: la especulación.

Según el análisis del banco holandés Rabobank, una de las principales entidades financieras en el área de los agronegocios, la crisis del crédito ha incentivado a muchos inversionistas a refugiarse en commodities, entre ellos los alimentos. En un mercado con una oferta estrecha, como el de la actualidad, la acción de los especuladores está a la orden del día, lo que afecta directamente los precios.

Además, los especuladores se han aprovechado de otra circunstancia: las medidas que han comenzado a tomar muchos gobiernos para estabilizar los precios domésticos. Este tema se ha puesto en el centro de la agenda política de los países en desarrollo, debido a que la escalada inflacionaria afecta el poder de compra de vastos sectores de la población.

Ante este escenario, algunas autoridades han decidido recortar las tarifas de importación de los productos alimenticios, con el fin de asegurar el abastecimiento interno y frenar el alza de los precios. En otros casos, como el de Argentina, Vietnam, China, India o Filipinas, se han puesto límites a las exportaciones con el mismo objetivo: detener la inflación y distribuir los beneficios que significa el aumento de estos commodities.

Empero, este tema no sólo inquieta a las economías emergentes. Hace una semana, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, instó a establecer una acción global coordinada frente a los elevados precios de los alimentos. La entidad financiera estima que 33 países alrededor del mundo enfrentan la posibilidad de malestar social o político debido a los elevados precios de los alimentos y la energía, realidad que puede prolongarse en el tiempo. "Las circunstancias demográficas, el cambio en las dietas, los precios de la energía, los biocombustibles y el cambio climático sugieren que los elevados y volátiles precios de los alimentos seguirán ahí durante los años venideros", precisó.

Los datos del Banco Mundial muestran que los precios de los alimentos básicos se han incrementado un 80% desde el 2005. Días atrás, el valor del arroz anotó un nivel histórico, mientras que el trigo alcanzó la mayor cotización en 28 años.

Ante este panorama, Zoellick pidió la implementación de un "Nuevo Acuerdo para una Política Alimentaria Global", que debería concentrarse no sólo en el hambre, la malnutrición y el acceso a los productos, sino que también en otros factores, como los precios de la energía o el cambio climático. "Esta política necesita atraer la atención de los máximos niveles de decisión, porque ningún país o grupo puede hacer frente a esos desafíos interconectados", sostuvo.

Otro camino para temperar la situación existente en el mercado de alimentos, en opinión del presidente del BM, es avanzar en un acuerdo global de comercio. En este sentido, reclamó a los países mayor diálogo para salir del estancamiento de las negociaciones de la Ronda de Doha -"que deben alcanzarse ahora o nunca"- lo que ayudaría a reducir la distorsión que generan los subsidios agrícolas, especialmente los que entregan a sus agricultores las potencias económicas. Además, hizo un llamado para que se mejore la transparencia del sector de materias primas en el mundo en los mercados desarrollados, "para que contribuya a impulsar más el crecimiento".

El futuro

Pese a los esfuerzos de los gobiernos por frenar la escalada de precios, los economistas coinciden en que las presiones inflacionarias se intensificarán en el mediano plazo a causa de los altos valores de los alimentos y de la energía.

De acuerdo con un informe del banco de inversión Morgan Stanley, la inflación ya contagia a la mayor parte del planeta, a pesar del aterrizaje del valor de la vivienda en Estados Unidos y Europa y la debilidad del mercado laboral. Este escenario lo corrobora un informe de Merrill Lynch, que revisa al alza en ocho décimas, hasta el 4,2%, sus estimaciones de aumento de los precios en la economía global para 2008. En el viejo continente, la inquietud crece porque la inflación supera la meta de 2% establecida por el Banco Central Europeo (BCE). En marzo, la inflación alcanzó un 3,5%, cifra que fue calificada como "preocupante e insatisfactoria" por el integrante del BCE Klaus Liebscher.

Los expertos estiman que las presiones inflacionarias podrían ceder recién hacia inicios del segundo semestre de este año, fundamentalmente por la desaceleración de la economía real como consecuencia de la crisis financiera. ///(Por Raúl Rivera G. Desde Madrid / La Nación).
Me parece que el ya famoso dicho "en un mundo globalizado no existen negocios locales" es un hecho. Cada ves es más considerable por todos que mucho del éxito de la economía en nuestro País tiene que ver con las condiciones externas, y mucho del fracaso con el como se ha reaccionado localmente a esas condiciones.

1 comentario:

  1. creo jorge que el tema de la inflación tiene dos aspectos:

    orbi: aqui todo dependerá básicamnete de lo que estados unidos haga con su moneda. desde hace años vienen diciendo que quieren un dolar fuerte y hemos llegado hasta los casi E 0,63 que hoy se necesitan para comprar un dólar!!!

    bajas tasas de interes americanas para evitar la recesión que incubó la crisis crediticia llevan a un dólar devaluado, lo que hace que aumente el petróleo y las materias primas que se transan en dolares, lo que retroalimenta el proceso.

    en este proceso argentina es un espectador, beneficiado porque su principal producto de exportación esta subiendo de precio por los motivos comentados.

    urbi: lo dicho anteriormente tambien genera tensiones inflaionaria en argentina, que consume los valorizados alimentos que exporta. por eso las retenciones y las prohibiciones para importar, que como se señala muy bien en el artículo se aplican tambien en otras economías para garantizar el abasto interno.

    pero al mimso tiempo la política de incentivación del consumo, del aumento de salario real, de bajas tasas de interes y de mantenimiento de un alto tipo de cambio nominal es a estas alturas inconsistente e insostenible en el mediano plazo.

    como vos decís muy bien fue exitosa al comienzo, básicamente por la enorme capacidad ociosa que existía con motivo d ela recesión previa, por lo que los incrementos en la demanda podian ser fácilmente atendidos sin presiones inflacionarias. eso finalizó hace por lo menos un año y medio, y ante la falta de inversiones para aumentar la capacidad productiva, la mayor demanda que continuó hasta febrero presionó sobre los precios.

    curia un etusiasta del modelo original, como yo, señalaba que el nuevo tipo de cambio de equilibrio hoy esta ya en alrededor de $4.- y señaló que si no hay un alineamiento mucho mas logico entre precios y salarios, el ajuste vendrá por recesión, y ya sabemos como termina esa historia: con otra fenomenal caída del salario real.

    todavia hay tiempo para un aterizaje suave, no mucho más allá de la segunda mitad del año.

    el asunto es si el gobierno sabe como hacer un aterrizaje suave, o solo actuará cuando comiencen las tubulencias, encomendándose al buen dios y soltando los controles de esta nave llamada estado argentino...

    ResponderEliminar

Antes de colocar un comentario ten en cuenta que no se permitirán comentarios que:

- Posean link promocionando otras páginas o websites
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Ni este Blog ni su autor tienen responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

Este Blog y su autor se reservan el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.